Bicicletas

G-cross XCr

Todo lo que representa para mi el ciclismo es la fuerza que sale de nosotros para con esta máquina de dos ruedas.
A lo mejor que puedo aspirar profesionalmente es a conseguir la realización de una bicicleta que permita alcanzar lo sublime con la misma fuerza.

Me veo en el mundo sin ningún Dios tras el que esconder mis miedo y mis temores, que los hay, pero prefiero seguir adelante, solo, en una bici.

Cada kilómetro que avanzo mi ser se llena de aire nuevo, mis ojos se llenan de mundos nuevos mi alma crece…y me vuelvo más fuerte.

Esta introducción a lo ópera de Wagner o como un mantra a repetir con la respiración es el tono a la hora de idear la nueva Clementina G-cross. El tono romántico se impone irresolublemente porque la aspiración al mejor compañero de viaje posible para llegar hasta el último de los rincones y volver…está bien escogido aquí.

Mi idea del Cross-gravel… o bicicleta de carrera para todo terreno es por otro lado simple. Bella, fina, dura y simple como un galgo de acero. Podría decir la verdad, todo aquello de una capacidad enorme de carrera y agilidad; ángulos verticales, vainas ultracortas, ovalizaciones con funciones vectoriales, fiabilidad por encima y durante todo, pedalier roscado, casi todo el cableado por fuera excepto el tiro centrado al freno trasero, desubicación de coincidencias de soldadura, caja de pedalier justo por encima de lo “demasiado estable”….pero…Hay algo que tengo claro con este tipo de bicicleta la mezcla justa está entre una bicicleta de carretera y las antiguas geometrías de mtb de 26″…por ahí anda todo. Muy dentro de una bicicleta equilibrada; muy rápida, muy estable, muy ligera y muy fuerte…todo potenciado por el XCr.

DISCO, DISCO!!

Como mecánico no voy a enumerar las variables de avería de cualquier grupo hidráulico porque a mi no me pagan en ningún departamento de mejora de ninguna marca…frenan con mejor sensación, el tren superior va más relajado y en mojado simplemente frenan, PERO… pesan, hacen todos los ruidos del mundo, son más caros o frenan demasiado y hay averías que según dónde te pillen…vuelves andando. Pura y simplemente no sigo las inercias de mercado porque a mi lo que me gusta es correr, frenar no me obsesiona. Puedo hacer bicicletas para disco pero para la mía lo desestimo.

XCr

A la que he tenido oportunidad he elaborado un cuadro en esta aleación de acero inoxidable. La resistencia y rendimiento al trabajo, la belleza inquebrantable y una estabilidad a través del tiempo a la que solo llegan algunas aleaciones de titanio u otros aceros. Y es que y todo y que sin duda hay algún acero más duro que el Columbus XCr en el mercado con sus cerca de 1400 MPa de tensión última de rotura no es un punto a donde muchos materiales ( empleados en ciclismo) lleguen por no decir ninguno. Pero para qué sirve que sea más duro?? Bueno…la estabilidad general del cuadro, su homogeneidad de acción y movimiento sin flexiones, la efectividad de pedaleo…todo es ponerse de pie y acelera y sabrás a qué me refiero…eso sí al tiempo, sigue siendo cómodo.

Así que con un tacto extraordinario, la misma G-cross de siempre ahora es mucho más efectiva. La única cosa que te va a parecer igual por cualquier tipo de terreno que vayas es la velocidad!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *